El buen uso del crédito

31|JUL|2019 - Nacional Monte de Piedad

 

Existen diversas formas en las que podemos financiar nuestro negocio: puede ser a través de recursos propios, con la aportación de terceras personas (socios) o por medio de un crédito.

Si lo utilizas de manera adecuada, el crédito puede ser una herramienta poderosa.

Te recomendamos tomar en cuenta los siguientes puntos:

¿En qué puedo utilizar un crédito?

Puedes utilizarlo para comprar equipo, maquinaria o materia prima, adquirir mercancías para la venta, remodelar tu local comercial o comprar un vehículo, entre otros. Sin embargo, antes de realizar cualquier inversión, es necesario que tengas una meta clara y analices detenidamente si tu negocio requiere realmente que se realice esta inversión y cuáles son los beneficios que se esperan de ésta.

¡Lo que deseas realizar con el crédito debe generar beneficios claros para tu negocio!

Un segundo aspecto que debes evaluar, es si el total de los recursos que necesitas para realizar la inversión deben provenir únicamente del crédito, o bien, si puedes cubrir una parte con capital propio. Lo anterior dependerá de tu capacidad de pago.

¿Cómo puedes saber cuál es tu capacidad de pago?

Debemos partir de los ingresos con los que dispones mensualmente y descontar a éstos los gastos y otros compromisos financieros, La diferencia entre tus ingresos y gastos nos da una referencia de tu capacidad de pago.

Observa el siguiente ejemplo:

Ana Laura desea solicitar un crédito para su negocio, pero no sabe cuánto puede pagar por su crédito de forma que no afecte sus finanzas. Deberá hacer un presupuesto comenzando por sus ingresos y gastos.

En el ejemplo podemos observar que la capacidad de pago de Ana Laura es de $ 1,400 pesos al mes, por lo tanto, ella no puede solicitar un crédito con un compromiso de pago mayor a esta cantidad.

Si no realizamos un análisis previo de nuestra situación financiera, podemos cometer el error de endeudarnos excesivamente. Recuerda que el crédito es un compromiso de pago y representará una salida de dinero.

Asegúrate de que tu negocio puede generar recursos suficientes para solventar este gasto, así evitarás situaciones de mora o incumplimiento.

Una recomendación final: cuida tu historial crediticio.

Sé puntual en tus pagos: quien solicita un crédito, se convierte en deudor y adquiere compromisos de pago. Al ser puntual en tus pagos, mejoras tu historial crediticio, para así poder acceder a mejores condiciones con tasas de interés más baratas, entre otros beneficios.

Twitter   Facebook

También te puede interesar:

Tus joyas pueden valer más.
Conoce los pasos para Reempeñar.